Las tendencias decorativas van cambiando con el paso de los años, pero las cocinas bonitas y funcionales son una constante a lo largo del tiempo.


 

Los diseños de cocinas han avanzado mucho y hoy en día se puede sacar un gran partido incluso a espacios que a priori pueden considerarse pequeños.

La mejor opción para aprovechar al máximo el espacio de la cocina es contar con especialistas del diseño. Ellos son capaces de sintetizar los gustos y necesidades del propietario de la vivienda y hacer una cocina que se adapte a su ritmo de vida.

Cuando se trata de cocinas que no son demasiado grandes una de las opciones más usadas para conseguir cocinas bonitas y funcionales es unirlas con la zona de comedor y/o salón. Tirando la pared que suele unir ambas estancias se consigue un espacio mucho más grande. Además las cocinas integradas son cada vez más populares.

Los colores tienen mucha importancia a la hora de conseguir una cocina acogedora. Los colores de moda varían de una temporada a otra y aunque una cocina es algo muy personal, hay colores como el blanco que siempre son un acierto seguro ya que nunca pasan de moda y combinan con todo tipo de colores que pueden usarse en cortinas, azulejos, pintura, etc.

Las islas son elementos indispensables ya en muchas cocinas, pero lo que mucha gente no sabe es que no es necesario tener una gran cocina para poder tener un mueble de este tipo. Hoy en día es fácil encontrar islas de tamaño reducido que aportan un toque muy personal a la cocina a la vez que una gran cantidad de almacenaje.

Precisamente el almacenaje es otro de los aspectos a tener en cuenta. La cocina es un lugar con una gran cantidad de cosas, por eso lo mejor es contar con un diseño que aproveche al máximo posible todos los huecos.