¿Qué es el Feng Shui?

Feng shui, término chino que puede traducirse literalmente como viento y agua, hace referencia a un antiguo sistema filosófico chino que se centra en el estudio de la forma en que fluye la energía (Chi) en el paisaje, a fin de determinar como influyen esas energías en las viviendas y en las personas que habitan en ellas.

El feng shui es una forma de geomancia que se desarrolló en China y cuya aparición se data aproximadamente en el año 300 A.C. En un principio el feng shui se aplicaba únicamente en las construcciones de emperadores y nobles, por lo que con la llegada de la república el feng shui fue prohibido. Desde 1948 el feng shui pasó a ser una práctica prohibida en China que ha podido salvarse gracias a la preservación de este conocimiento que se ha hecho en lugares como Taiwán y Hong Kong.

Al mundo occidental el feng shui comenzó a llegar en la década de los ’80 del siglo XX, las formas simplificadas de esta corriente filosófica se extendieron rápidamente en Estados Unidos y Latinoamérica y de allí al resto del mundo, surgiendo las que se conocen como escuelas feng shui “new age”.

Para el feng shui el Chi o aliento vital ve modificado su flujo de circulación por la forma y disposición de los diferentes espacios, así como por la orientación. Por eso en las corrientes actuales tienen tanta importancia la orientación de la vivienda y la disposición de las diferentes habitaciones.

Para conseguir que la energía fluya libremente en el hogar y afecte de forma positiva a quienes viven en él, lo ideal es poder hacer el diseño de la vivienda desde cero, pero en aquellos casos en los que esto no es posible, a través de pequeñas reformas y de la decoración puede conseguirse una mejor circulación del Chi.